Catedral de Notre Dame: Antigüedad gótica de suma importancia

Si te gusta visitar a los templos religiosos, en París puedes visitar a la Catedral de Notre Dame, que es de las más antiguas que se construyeron bajo estilo gótico en Francia. Las obras para su edificación empezaron en el año 1163, quedando concluida en 1345. Está ubicada en la Isla de la Cité, rodeada por el río Sena. Refleja la opulencia y esplendor gótico de la sociedad francesa de la época, en el marco de un edificio que se concibió como centro de ascenso y contacto espiritual. En la fachada de esta catedral, hay dos torres de 69 metros de alto, a las que podrás subir y llegar a su parte superior, en donde apreciarás una magnifica vista de la zona, ver el campanario donde vivió el Jorobado de Notre Dame y apreciar las gárgolas que adornan el templo.

Si deseas visitar estas torres, tienes que acceder a través de la entrada que se encuentra en su sección lateral izquierda y subir por los 387 escalones, porque no hay algún ascensor en Notre Dame. Se recomienda ir a primeras horas de la mañana para estar entre los primeros de la cola, porque la misma avanza lentamente. Los sábados por la tarde, se hacen visitas guiadas gratuitas en español. Mientras que los miércoles y jueves, hay visitas guiadas en idioma inglés.

Por otro lado, bajo la plaza de Notre Dame, hay una cripta en donde verás las ruinas que se descubrieron en las excavaciones realizadas durante el año 1965 y que está abierta al público desde 1980. Dentro de la Catedral de Notre Dame, está el órgano Cavaille-Coll, el cual no cualquier organista ejecuta, por lo que es un honor para cualquier interprete de este instrumento musical, ser el organista titular de Notre Dame. De hecho, el famoso compositor y organista francés, Louis Vierne, se desempeñó como organista de esta catedral entre los años 1900 y 1937, período en el que este templo tuvo su mayor esplendor como centro musical y artístico.